La Colosa: La Búsqueda de El Dorado en Cajamarca, Colombia Print
Share
Areas of Work - Mining
Thursday, 01 September 2011 20:43

El precio del oro ha sufrido una gran escalada en años recientes. Como resultado del clima propicio a los inversores promovido por las políticas de seguridad democrática del Gobierno Colombiano, las multinacionales han conseguido derechos de minería en extensas áreas del país. Muchas de estas áreas ocupan parques nacionales y tierras habitadas por los Indígenas, Afrocolombianos y comunidades campesinas. No sólo van a ser devastadores los efectos ambientales, también las comunidades vulnerables van a perder sus medios de vida y su seguridad alimentaria en el que hasta ahora es uno de los países del mundo más ricos en biodiversidad.

La compañía AngloGold Ashanti (AGA), que cotiza en la bolsa de Londres, es el tercer mayor productor de oro del mundo y una de las mayores compañías mineras operando en Colombia. Enriquecida durante la era del Apartheid en Sudáfrica, se le concedió el premio de Greenpeace “Public Eye Award” por ser la Compañía Mas Irresponsable del Mundo, debido a sus deplorables actuaciones en términos de derechos humanos y agresiones al medio ambiente en Ghana, un país donde la compañía ha estado operando durante muchos años.  AGA también ha sido acusada de tener vínculos con actividades paramilitares en áreas de Colombia, en particular, el Sur de Bolívar y Cauca, también en la República Democrática del Congo, o por los abusos de fuerzas de seguridad privada en Ghana, Africa.

La Colosa es un proyecto de minería de AngloGold Ashanti en Cajamarca, Tolima, Colombia, el cual, salvo que sea detenido, se va a convertir en la mayor mina de oro a cielo abierto de Sudamérica. La mina se localiza en un área de reserva forestal de gran biodiversidad. Cajamarca es un importante distribuidor agrícola para todo el país y tiene por tanto gran importancia para la seguridad alimentaria de los Colombianos. El uso de enormes cantidades de agua para el funcionamiento de la mina significa que va a haber menos agua disponible para regar las cosechas, o como agua potable para la población. El proceso de “lixiviación” que se utiliza para la extracción del oro del mineral bruto emplea cianuro, un producto químico altamente tóxico que inevitablemente contaminará los recursos acuíferos y destruirá la vida acuática.  La zona se caracteriza por tener valles encajados entre altas pendientes y es susceptible de padecer terremotos, así
como fuertes lluvias y desplazamiento de terreno, lo que supone que accidentes tales como vertidos desde piscinas de drenaje, muy comunes en proyectos de minería, tienen alta probabilidad de ocurrir, lo que acarrearía consecuencias devastadoras para las comunidades locales. A pesar de todo ello, el proyecto ha conseguido el permiso gubernamental para iniciarse.