Solo El Triunfo Hara Posible Un A?o Nuevo Con Justicia Social Y Dignidad Print
Share
Bulletin archive - Bulletin Issue4 SPECIAL EDITION January 2002
Monday, 08 September 2008 17:47
Mensaje de Año Nuevo de los trabajadores de Sintraemcali al Pueblo de Cali

Compañeros, amigos, familias, padres, madres, hijos, hijas, hermanos, a todos y de manera muy especial, a las trabajadoras que heroicamente resisten aquí en nombre del pueblo caleño, vallecaucano, Colombiano, hoy es 31 de diciembre del 2001, en varias partes del mundo, en este instante justamente, mueren de hambre cientos de niños, desalojan campesinos de sus tierras, miles de trabajadores están lejos de su patria y de sus familias.

 

Hoy como ayer mientras unos disfrutan con la explotación de otros, pueblos como el nuestro se alzan con las banderas en alto y se resisten a volver a la época de la esclavitud.

Desde dentro y fuera de la Torre de EMCALI, nos tiene que motivar el hecho que estamos pariendo un mejor futuro para nuestras familias, defendiendo nuestros derechos y los del pueblo caleño. El ejemplo histórico que hoy le damos al mundo va a quedar registrado en las paginas de la dignidad de los pueblos.

La justicia y la perseverancia son las condiciones fundamentales de esta lucha. ¿Que sacaríamos hoy, con estar en nuestras casas celebrando que termina el año, pero fulminantemente derrotados con EMCALI liquidada y en manos de unos pocos que quieren apropiarse de ella por la fuerza?. Que estaríamos celebrando sino estuviéramos defendiendo como lo hacemos hoy a nuestra empresa, que es de todos los caleños?. Estaríamos celebrando acaso quedar sin trabajo, haber entregado lo que con sudor y esfuerzo hemos construido durante años?.

Tenemos un objetivo claro, perfectamente determinado por el cual nos estamos jugando conscientemente hasta la vida. No vamos a dejar ni hoy, ni en el 2002, ni en los años por venir que la política neoliberal y de privatización arrase nuestros derechos y nos incluya en la larga lista de desempleados y miserables del país.

Esta ocupación pacífica es un nuevo esfuerzo para salvar a EMCALI, ya hemos demostrado con el programa PARE, las Mingas, el trabajo sin bonificación, la planeación estratégica, que es posible administrar honesta y transparentemente las Empresas del Estado. La dimensión de esta lucha es incalculable, es la continuidad de esfuerzos históricos. No debemos olvidar que las Empresas Municipales de Cali fueron el resultado de gloriosas luchas de los trabajadores en Cali en los años 30, bajo el liderazgo de los dirigentes obreros Ignacio Torres Giraldo y Julio Rincón. Los cuales dirigieron la movilización de los trabajadores que conquistó la consolidación de las Empresas Municipales de Cali, arrebatándole a compañías norteamericanas el negocio del acueducto, alcantarillado y la naciente telefonía en la ciudad. A ese legado proletario nos debemos y a esa herencia de clase no seremos inferiores.

Hoy preguntamos Quienes son los reales responsables por la actual quiebra de Emcali, expresada en una deuda externa e interna pública de más de 900.000 millones de pesos? ¿ Cuándo se asistirá a un real juicio de responsabilidades políticas por el nefasto ejercicio de gerencia de las empresas en pasadas administraciones del bipartidismo, liberal y conservador, por el cual existe un prontuario por corrupción y desgreño administrativo denunciado por el sindicato; por pérdidas a cargo del esfuerzo del pueblo caleño en más de un billón de pesos, que hoy comprometen la viabilidad económica de un patrimonio público invaluable, con un flujo de caja promedio de un millón de US dólares diarios y una cobertura superior a los 1’500.000 usuarios de los servicios públicos domiciliarios en el área metropolitana, de los cuales el 83% se encuentran subvencionados por el mandato social de EMCALI, como Empresa Industrial y Comercial del Estado?

Máxime teniendo en cuenta, que de no mantenerse la empresa pública, esta previsto el traslado a los usuarios de servicios públicos del pago de los agentes agresores más álgidos de las finanzas de las empresas a través de incrementos sostenidos en el cobro del recibo de los servicios públicos. Lo cual implica, según cálculos de la organización sindical Sintraemcali y su comisión de voceros en la mesa de negociación además de proyecciones de la propia Superintendencia de Servicios Públicos, un alza en los costos de los servicios de agua, alcantarillado y telefonía para el 2002 del orden del 30% para los estratos más altos de la población hasta un 100% en los sectores de población más desfavorecidos de los estratos 1, 2 y 3.

Esto teniendo en cuenta que el salario mínimo mensual en Colombia no aumentaría en el año 2002 en más del 8% según la política oficial del gobierno nacional, sin contar los miles de despedidos proyectados para el año entrante. Además de que para el caso de Cali, estamos hablando de una población que en la actualidad soporta una de las crisis económicas y sociales más agudas de su historia reflejada en indicadores tales como estos:

  • El 70% de la población caleña (estimada en dos millones de habitantes según el último censo nacional) no percibe ingresos por más de dos salarios mínimos mensuales, Igualmente en la ciudad hay según cifras de la Secretaría de Educación Municipal de Cali, 200.000 niños que no tienen acceso al sistema educativo.

  • En materia de Salud, vemos como los centros de atención y hospitales públicos han sido convertidos en verdaderos pabellones de guerra, donde minuto a minuto se pierden vidas humanas que podrían salvarse si recibieran la atención debida. La esperanza de vida ha disminuido en Cali desde 1985, detectándose en sectores populares de la ciudad, la reaparición de enfermedades de carácter epidémico, tales como la tuberculosis, que habían sido controladas en épocas pasadas. El 51% de la población no se encuentra inscrita en el sistema de Salud.

  • En la ciudad de Cali se presenta un déficit habitacional superior a las 100.000 viviendas. La cifra de población urbana por debajo de la línea de pobreza paso del 30% al 40% en la pasada década. La población en estado de indigencia para el mismo periodo, llego al 10% en la capital del departamento. Es decir, uno de cada diez caleños esta en la indigencia y miseria absoluta. A partir de 1997, las tasas de desempleo abierto se ubican en un promedio histórico para los últimos tres años en el 21%. Así planteadas las cosas, más de la quinta parte de la población económicamente activa se encuentra desempleada.

  • Finalmente según cifras de Planeación Nacional y el Banco de la República, en la década del 90, 3700 empresas productivas fueron cerradas, entraron en concordato ó fueron liquidadas en el departamento del Valle del Cauca.

El anterior panorama económico y social no resiste el impacto de un alza desmesurada en los costos de los servicios públicos tal como está proyectada bajo la figura de la liquidación y privatización de las empresas municipales de Cali como lo pretende el Gobierno Nacional. Todo esto orquestado desde la capital de la república con la complicidad cobarde de la clase política regional, responsable no solo por la crisis de la empresa sino también por el alto grado de descomposición social y económica de la población vallecaucana.

Corrupción neoliberal que recoge a la Superintendencia de Servicios Públicos, la cual ha visto como el anterior superintendente, el Dr. Enrique Yañez se encuentra en la actualidad preso a ordenes de la justicia por corrupción y el actual, Dr. Diego Humberto Caicedo, ha sido denunciado por el Sindicato por antecedentes que lo vinculan en el pasado con procesos por falsedad, estafa y manejos irregulares contables de dineros del Estado. Denuncia que no prosperó ante los medios de comunicación en Colombia, que optaron por no dar la noticia en el marco de la impunidad característica de un régimen antisocial y corrupto en el cual está seriamente comprometido el propio Presidente de la República.

¿Porqué no luchar? ¿Porque no pelear?

¿Por qué resignarnos al dolor de la dictadura y opresión del gobierno nacional y de la clase política bipartidista?. Todos los sacrificios que sean necesarios los dejamos en este esfuerzo, pero jamás ver pasar lo injusto, lo oprobioso, sin hacer nada.

Y si dicen que somos desobedientes por estar aquí en esta torre, pues que viva la desobediencia civil, popular, soberana, patriótica. Y si dicen que somos rebeldes, que viva la rebeldía. Lo que nunca podrán decir es que nos postramos ante la tiranía.

Con esta nueva acción de protesta estamos renaciendo en la construcción de historia obrera, en la búsqueda real de la paz con justicia social que tanto anhelan los vallecaucanos y por ende los colombianos.

Estamos convencidos que este es un pequeño aporte a la esperanza de un futuro cierto para las generaciones venideras de jóvenes niños y niñas caleños que crecen en una ciudad que hoy se les muestra hostíl, injusta, hipotecada al mercado de miserias e ignominias del capital.

Dicen los calendarios que hoy es 31 de Diciembre, sin embargo para los trabajadores y trabajadoras de las Empresas municipales de Cali es un día y una noche más de lucha y resistencia incansable. Un saludo final a los pobladores, a los comuneros, a los habitantes de la ciudad, nómada y trashumante que tanto amamos y defendemos, a las familias que se encuentran aquí rompiendo todos los esquemas, celebrando el año nuevo a lado de los trabajadores. Estén convencidos que este esfuerzo no se pierde y que esta pátria renacera en sendas de democracia y dignidad.

Para nosotros nada...

Para todos. Todo.

Somos de ustedes y para ustedes.

Sintraemcali - Presente.

Alexander López
Presidente Junta Directiva
Sindicato de trabajadores de las Empresas Municipales de Cali

SINTRAEMCALI EN PIE DE LUCHA POR LA DEFENSA DEL PATRIMONIO DE LOS COLOMBIANOS

Santiago de Cali, Diciembre 31 de 2001
Instalaciones del Centro Administrativo Municipal – CAM - Torre de Emcali