NO A LA GUERRA POR EL PETROLEO Print
Share
Bulletin archive - Bulletin Issue8 October?December 2002
Thursday, 28 August 2008 20:15
El mundo está siendo empujado hacia la guerra por los Estados Unidos , instigados y ayudados por el Reino Unido. Bush está usando cinícamente el dolor de las víctimas del ll de Septiembre del 200l para tener una plataforma moral que justifique su agresión y hacer creer que estas han sido las únicas vidas que se han perdido en actos atroces. Nosotros recordamos los miles de asesinatos del golpe de estado en Chile instigado por los Estados Unidos que también sucedió un ll de Septiembre. Y que no decir de los miles de vidas inocentes perdidas en los bombardeos de los Estados Unidos en Afganistan, de los Kurdos masacrados por el estado Turco y no solo los masacrados por Saddam Hussein?, así como de las siete mil vidas que se sacrifican anualmente en Colombia por la guerra civil alimentada por la intervención de los Estados Unidos? Tal como se desprende de la presentación habitual de los medios de comunicación sobre la resistencia palestina a la ocupación israelí, parece como si algunas vidas tuvieran mas alor que otras.

 

Hace una década las grandes esperanzas de la cumbre de Rio quedaron ahogadas por la cruda realidad de la guerra del Golfo. Ahora una vez más vemos como la conferencia de Johannesburgo establecida por los mecanismos institucionales para promover el diálogo entre los paises pobres y los ricos ha sido manipulada para el beneficio de las multinacionales. Protestamos contra la continua injusticia del Neoliberalismo contra la mayoría de la humanidad; Cada vez es más evidente que estas políticas inhumanas son respaldadas por el poder militar de los Estados Unidos y su ambición de expansionismo imperialista.

Colombia está en la primera linea del avance de los Estados Unidos en América Latina. La elite colombiana se ha aliado con el imperialismo en contra de su propia gente. Desde la Segunda Guerra Mundial los oficiales de las fuerzas armadas colombianas han estado mas integrados a los militares norteamericanos. Colombia fué el único país latinoamericano que peleó contra el comunismo en Corea; más de 10.000 oficiales colombianos han sido entrenados en la Escuela de las Américas en Panamá y el Fuerte Benning en Georgia, así como Pinochet, los generales argentinos y los dictadores a lo largo del continente, los militares colombianos también han adoptado completamente la doctrina de la Seguridad Nacional cuyo rol fué reorientado a combatir la subversión interna antes que a los enemigos externos y con la cual los Estados Unidos han promovido y asesorado la Guerra Sucia en Colombia a través de redes clandestinas de asesinos.

El nuevo gobierno de Álvaro Uribe consuma perfectamente la aspiración de los Estados Unidos en su "guerra contra el terror": Crea un nuevo impuesto para los militares mientras recorta el gasto público; militariza la vida civil a través de los guardias rurales, las redes de informantes y paramilitares legalizados. Bajo el eslogán "seguridad democrática" habrá guerra total contra la guerrilla, aunque en realidad es también la guerra contra los movimientos sociales dirigida a criminalizar su protesta como se vió este l6 de Septiembre cuando el Estado detuvo a cientos de campesinos, indígenas, estudiantes y trabajadores que participaron en un día de movilizaciones pacíficas en contra del neoliberalismo. Uribe declaró el Estado de Conmoción Interior a solo dos dias de su poseción como presidente, con él puede dictar leyes sin tramite parlamentario como las ya contenidas en el Decreto 2002 que suspendió las libertades democráticas y puso a la mitad del país bajo asedio.

Cuando Uribe vino a Londres urgió a las multinacionales para que presionen al gobierno del Reino Unido para el envío de tropas a Colombia. Uribe asegura que Blair acordó cooperar en materia de seguridad, y aunque el contenido de esa cooperación es aún desconocido dos cosas son evidentes: las rentables inversiones de la BP y de las multinacionales mineras Anglo-American y BHP Biliton determinan la posición del gobierno del Reino Unido en Colombia; y el hecho que dos de las compañias petroleras más grandes del mundo la BP y SHELL sean británicas son la clave para la estrecha alianza de Blair con Bush en su arremetida de guerra en Colombia y el Golfo.

La Campaña Solidaridad Colombia es definida por insistencia de nuestros miembros colombianos, como una campaña anti-imperialista debido a que el principal obstáculo para la paz en Colombia es la permanente intervención de los Estados Unidos a través del Plan Colombia y otras operaciones regionales. Es por esto que como anti-imperial-istas nosotros también enviamos nuestra solidaridad al pueblo de Irak, a los Kurdos,a los Palestinos y a todos los pueblos oprimidos del Medio Oriente. Cualesquiera que sea la manipulación o el pretexto más reciente, es claro que Bush y Blair ya decidieron atacar a Irak y en consecuencia la opción de todos los amantes de la paz alrededor del mundo es movilizarnos para detenerlos.

¡UNAMONOS PARA DETENER AL IMPERIALISMO!